26/8/15

Aceras hechas de sentimiento

Vivimos dentro de un bucle en el que el amor cada vez vale menos, en el que muchos quieren un amor de película y la otra mitad, un lío de una noche.
La gente ya no se toma la molestia en enamorar y si lo hace, termina tirado en la cuneta.
Y cuando ese corazón roto consigue levantarse, sacar fuerzas de donde no las hay y volver a caminar, ya no será el mismo.
Ese corazón que latía al ritmo de su sonrisa y con ganas de comerse el mundo en compañía de alguien a quien abrazar por la noche, ahora solo será un alma perdida movida por el colocón y la resaca.
Ahora la vida se resume en dar esperanzas y tener orgullo; en tener una lista de victimas para después, simplemente, volver a rellenarla con nuevos objetivos, con nuevas personas a las que lastimar.
Antes, las noches estaban para acurrucarse en el sofá y darse amor en compañía de una película de fondo. Ahora, las noches no son noches si no empiezan con una botella de tequila en la mano y un porro en la otra.
Antes las parejas se salvaban entre ellas, eran héroes los unos para los otros; el problema, es que nunca verás a nadie desconfiar de un héroe, por eso hoy en día los ‘te quiero’ se dicen muy a ligera… Y así quedan corazones rotos en las aceras.


No hay comentarios:

Publicar un comentario