13/8/15

Papá

El de la espalda ancha y el de los besos con barba. El de sonrisas picaras y el de humor negro. El de los detalles pequeños y de recuerdos grandes.
Sólo compartíamos el mismo color de ojos pero que, gracias a eso, compartíamos la misma visión del mundo, mismas ideologías y ganas de hacer de todo esto, de esta mierda que a veces es la vida, un mundo mejor.
El que se fijaba en los detalles pequeños y observaba a la gente por la calle con sutileza. El que se quedaba con el más mínimo detalle, de cada cara, de cada mirada.
El hombre de gafas oscuras y alma limpia. Aquel que cuida de los suyos y no tan suyos.

Aquel que me hacía ver que no todo estaba perdido en un mal día; que aunque hoy fuera un día gris y lo viera todo en blanco y negro, había más gamas de color. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario