8/1/16

El muelle

Corría. Corría tan rápido. Corría tan rápido y pisando tan fuerte que sentía el retumbar del suelo en las suelas de sus zapatos a cada paso.
Corría. Corría pero no avanzaba. Corría pero no avanzaba porque estaba atada con cada recuerdo, aquellos que no se alejaban por mucho que escapara.
Corría. Corría lejos. Corría lejos pero cerca, como un juego de niños de tira y afloja.
Como un muelle que se estira. Se estira y vuelve, vuelve y se estira.
Hasta que tiran demasiado, y se estira. Y se estira, pero no vuelve. Y se rompe.


No hay comentarios:

Publicar un comentario